Compliance y Antisoborno

La forma eficaz de minimizar el riesgo de que una persona física cometa un delito, dentro de la organización, del que pueda ser acusada la persona jurídica.

Son los jueces quienes pueden exonerar de responsabilidad a su empresa si puede demostrar que el sistema de compliance era una realidad implantada y que la persona física se ha saltado las normas de prevención y control.

¿Cuáles son los elementos básicos
que soportan la prevención del riesgo penal?

Un sistema de gestión de riesgos debe incorporar los siguientes elementos.

Una identificación realista de las conductas delictivas

que pueden afectar a la organización y de las actividades en las que se pueden producir.

Un mapa de riesgos penales permanentemente actualizado

basado también en un análisis realista y muy profesional de la probabilidad y de las posibles consecuencias que podrían tener las conductas delictivas.

Unos controles implantados y eficaces

para asegurar que las actividades realizadas se ajustan a unos patrones incompatibles con una conducta delictiva.

Un Código de Conducta y unas Políticas muy claras

estableciendo las conductas no permitidas y las pautas de actuación en casos de duda.

Una formación y comunicación continua y sistemática

de lo indicado anteriormente, dirigida a todos los empleados y directivos, desde el mismo momento de su incorporación a la empresa.

Un canal ético

o de denuncias, para que cualquier persona de la organización u otras partes interesadas puedan comunicar inquietudes o irregularidades.

Una supervisión muy activa

por parte de un órgano de cumplimiento autónomo, para asegurarse de que el Sistema de Compliance se mantiene “vivo”, desarrolla una cultura de cumplimiento en la organización, es eficaz para prevenir el riesgo y se enfoca hacia la consecución de objetivos y hacia la mejora continua.

Aspectos clave en el desarrollo y mantenimiento de un sistema de gestión de riesgos

La formación y concienciación

de todos los profesionales de la empresa, evaluando la evolución de la cultura de cumplimiento en la organización.

Criterios de identificación y evaluación de riesgos

definidos sin ambigüedades, fáciles de entender y de aplicar, que hagan factible la mantenibilidad del mapa de riesgos con el menor consumo de recursos.

Una actuación ágil y profesional

para dar respuesta a las comunicaciones de inquietudes o de irregularidades.

El compromiso total de la alta dirección

sin el cual es imposible lo anterior.

PRYSMA colabora con sus clientes de distintas formas.

Diseña o adapta el modelo de Compliance Penal

de la empresa, para que sea verdaderamente una herramienta fácil de usar y de mantener.

Mantiene y actualiza el Sistema de Gestión

de la empresa, bajo un modelo de colaboración de externalización total o parcial, en apoyo del Órgano de Compliance.

Pone a disposición un canal ético y lo gestiona

hasta un determinado nivel, las comunicaciones de inquietudes o de irregularidades recibidas.

Realiza la auditoría interna

del Sistema de Gestión, por medio de auditores independientes que no participan en las actividades anteriores.

Documentos de referencia

Artículo 31 bis

del Código Penal vigente.

Norma UNE ISO 19601:2017

Sistemas de gestión de Compliance penal.

Norma UNE ISO 37001:2017

Sistemas de gestión antisoborno.

Norma UNE 19602:2019

Sistemas de gestión de Compliance tributario.

UNE ISO 31000:2018

Gestión del Riesgo. Directrices.

Contacte con nosotros

Consulte con uno de nuestros asesores y le ayudaremos a encontrar la mejor solución para su negocio.